Hablemos de derechos humanos

LA CASA EMBRUJADA

Publicado: 2018-07-26

Jose De Echave C.


Veo la casa del Instituto de Defensa Legal, en la avenida Pardo y Aliaga en San Isidro y se me viene de inmediato a la mente la imagen del viejo líder del PPC, Roberto Ramírez del Villar, hace 26 años tras la reja de su ventana -a la izquierda de la puerta principal-, encerrado, sin poder salir de su domicilio, mostrando su indignación y denunciando el golpe del 5 de abril de 1992.

En ese entonces Ramírez del Villar era el presidente de la Cámara de Diputados y tuvo que soportar un arresto domiciliario de varios días, mientras se perpetraba el golpe fujimontesinista. Varios congresistas de la época que fueron al domicilio de Ramírez del Villar recibieron los chorros de los rochabuses y agresiones de todo tipo de las fuerzas armadas y policiales que actuaban respondiendo a las órdenes del Servicio de Inteligencia.

A unas pocas cuadras, en el local del Colegio de Abogados de Lima, Raúl Ferrero Costa, decano de ese colegio, también era agredido por las fuerzas golpistas y, en paralelo, se intervenían locales públicos y privados en todo el país y se detenían a otros líderes políticos y sociales. Como se sabe, el periodista Gustavo Gorriti fue secuestrado violentamente una vez consumado el golpe y recluido en el Pentagonito en la madrugada del 6 de abril.

En declaraciones prestadas en el proceso seguido a Fujimori, Gorriti narró los hechos: "Sabiendo que había decenas de miles de personas que habían sido detenidas y donde la abrumadora mayoría no fueron encontradas jamás, o fueron encontradas muertas, entonces yo podía suponer que habiendo un despliegue militar, donde había llegado gente con armas de guerra vestidos de civiles, que se habían presentado como Seguridad del Estado y que no eran de Seguridad del Estado, que me llevaban detenido a las instalaciones del Servicio de Inteligencia del Ejército y que me ingresaban sin que se permitiera a los centinelas ver a quién estaban llevando, todo ese contexto configuraba un caso de detención-desaparición. Más aún, si después el ministro de Defensa, Óscar Malca, negó al embajador de España que me tenía retenido".

Era sólo el inicio de una feroz dictadura y de uno de los capítulos más oscuros de nuestra historia republicana que acabó después de ocho largos años con la vergonzosa renuncia por fax del dictador a finales del año 2000, su huida a Japón, y la vacancia por incapacidad moral.

Han pasado 26 años del golpe de Fujimori y Montesinos, y nuevamente la casa de Pardo y Aliaga ha estado en el centro de la noticia. En la puerta de entrada del ahora local del lDL hay una placa que recuerda el hecho y alguna vez que he visitado el local he curioseado por esa sala imaginando los días en los que Ramírez del Villar estuvo detenido en su propio domicilio.

De hecho -si no me equivoco- es en esa sala donde los colegas del IDL recibieron al equipo de la Fiscalía y a la Policía que acompañó el operativo ordenado por la fiscal Norah Córdova Alcántara, que pretendía incautar el material periodístico sin ningún documento que los autorizara. Ahora se sabe que Norah Córdova es esposa del abogado César Serrano Añorga que también aparece en un audio con César Hinostroza.

Los audios de la podredumbre

Como se sabe, hace algo más de dos semanas, el IDL comenzó a propalar los primeros audios que mostraban algo que, si bien todos intuíamos, el constatarlo no ha dejado de remecernos: el nivel de podredumbre que existe en nuestras instituciones termina por superar nuestra imaginación. Esa realidad en la que jueces superiores, consejeros del CNM y toda una red mafiosa operaba, tejiendo una telaraña que no cesaba de crecer buscando controlar todo el sistema de justicia: desde el Ministerio Público, pasando por supuesto por el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura, la respectiva Academia de la Magistratura, la Asociación Nacional de Magistrados y que se expande a otras instancias como el Organismo Nacional de Procesos Electorales, entre varias otras.

Un sistema diseñado desde la década del 90 y que se había implementado para perpetrar la mafia de entonces y al parecer de las que tomaron el relevo y que mantienen conexiones importantes con algunos personajes de los 90 y sobre todo que repite las mismas prácticas. Por allí hay un audio en el que Montesinos explica cómo y por qué se tiene que copar todo el sistema de justicia: Poder Judicial, Ministerio Público y por supuesto el Consejo Nacional de la Magistratura. Dicho sea de paso, en los videos de los 90 también se ve a una integrante de la bancada fujimorista de entonces y que todavía continúa siendo protagonista en la actualidad.

Otro protagonista que ha vuelto a tomar relevancia con el mismo talante mafioso, es José Luis Cavassa, quien, a mediados de la década del 90, estuvo involucrado en el recordado huanucazo, un proceso de falsificación de firmas y votos falsos para favorecer candidaturas de fujimoristas como Joy Way y el propio Alberto Fujimori. Después de más de dos décadas, todo indica que Cavassa había acumulado nuevamente un enorme poder, controlando el ONPE y manejando a varios integrantes del CNM.

Ya se van conociendo, aunque seguramente todavía de manera parcial, los rostros de la telaraña de la corrupción y cómo operaban: las redes en el Poder Judicial, en el CNM y en el Ministerio Público, algunos nexos empresariales y los contactos con el poder político. Por el momento, aparecen con diferentes niveles de señalamiento en los audios, el ex ministro y congresista Heresi de PPK, Héctor Becerril y Francisco Villavicencio de Fuerza Popular, el aprista Mauricio Mulder, José Luna Gálvez de Podemos Perú.

Además, la telaraña también opera prestándose mutuos favores con otros espacios que no se deben perder de vista. Uno de ellos es el de las universidades: Telesup del ya mencionado Luna Gálvez y la Universidad Garcilaso de la Vega del rector del sueldo de los 2 millones y medio mensuales, Luis Cervantes, que se jactaba (en realidad todavía se puede jactar) de tener su propia bancada (en este caso multipartidaria) y controlar a varios consejeros del CNM, ahora destituidos.

Las disputas pendientes

La telaraña ha recibido varios golpes importantes en las últimas semanas, pero está lejos de estar muerta. Todavía tienen la capacidad de contragolpear en todos los espacios donde se habían instalado y mantienen algunos operadores. Algunos ejemplos: el fiscal supremo Víctor Raúl Rodríguez Monteza, luego del fallido operativo en el local del IDL, insistió (mostrando lo desesperado que estaban) con un oficio conminando al IDL a entregar el íntegro de los audios y a revelar la identidad de sus fuentes, bajo la amenaza -nada menos- de una denuncia por delito de desobediencia a la autoridad.

Posteriormente se han conocido las relaciones de Rodríguez Monteza con otros protagonistas de los audios, como el empresario y operador aprista, Mario Mendoza y otros personajes de la red de corrupción. Además, Rodríguez Monteza, como fiscal supremo ha sido uno de los dos que votaron por el controvertido flamante Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, elección que ha sido festejada por toda la red y sus representantes políticos. El otro voto (aparte del propio Chávarry) fue del fiscal Tomás Gálvez, también amigo del tristemente célebre César Hinostroza y de varios personajes de la red.

Con los últimos audios difundidos no sólo queda en evidencia la estrecha relación entre Hinostroza y Chávarry, sino que éste era su candidato para la Fiscalía de la Nación. En los meses previos a la elección operaba para él: “No sé si tú puedes hacer en tu casa (un almuerzo), con los que se pueda, ¿no?. A todos los medios amigos tuyos nomás, ¿no?”, le dice Hinostroza a Antonio Camayo. “Porque ya se están metiendo los caviares pues, están vetándolo a mi amigo” (audio del 17 de mayo de 2018). De esta manera, Hinostroza entra al grupo de los que caviarizan cualquier denuncia de corrupción: los que en sus columnas, en sus declaraciones y en editoriales, repiten una y otra vez la palabra caviar, ya tienen un aliado más.

Pero los contragolpes también se están dando en el campo político y en la disputa por construir una narrativa que busca poner el foco en los que vienen denunciando la corrupción y no en los corruptos. El presidente del Congreso ha tenido la desfachatez de declarar que “hay un uso inmoral de los audios” y callar en todos los idiomas sobre todo lo que precisamente muestran esos audios y sobre sus colegas que han quedado en evidencia. Otros, en la misma línea, hablan de golpe caviar mientras sus amigos aparecen embarrados hasta el cuello.

Por eso es necesario proteger y reconocer a varios actores claves que han permitido destapar toda esta podredumbre: a la fiscal Rocío Sánchez Saavedra, al juez Serapio Roque Huamancóndor y por supuesto a los colegas de la casa de la avenida Pardo y Aliaga y a todos los periodistas valientes que todo este tiempo han venido dando batalla desde diferentes plataformas independientes.

La disputa está abierta. Una de las lecciones de todo lo que ha acontecido en las dos últimas décadas y de este último capítulo, es que las mafias tienen la capacidad de encajar los golpes, incluso de recibir varios nocauts técnicos. Las evidencias muestran que retroceden silenciosamente, se reagrupan, se toman el tiempo necesario y vuelven al ataque. Por eso no se puede bajar la guardia.


Escrito por

José De Echave

Doctor en Economia, ex viceministro de Gestión Ambiental y sobre todo papá de Andrea y Trilce.


Publicado en